Rosquillas de Navidad

Las riquísimas rosquillas de Navidad, según la más tradicional receta de nuestras abuelas. Uno de los momentos más divertidos de la cocina navideña.

Receta de rosquillas de navidad

Ingredientes para preparar rosquillas de navidad

  • 1 kg. de harina
  • 4 huevos
  • 250 ml. de aceite de oliva
  • 200 gr. de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • Ralladura de limón
  • Aceite suave para freír
  • Para decorar:
  • Canela molida
  • Azúcar

¿Cómo preparar rosquillas de navidad?

  • Antes de empezar a preparar esta receta de rosquillas de Navidad, os diré que la cantidad de harina es aproximada, porque el resultado final de las rosquillas va a depender de lo que vaya admitiendo la masa, así que puede ser un poco más o un poco menos, hasta que la masa sea de la consistencia que deseáis.
  • Dicho esto, nos hacemos con un buen bol para hacer la masa de las rosquillas de Navidad (y que sepáis que mi abuela las hacía en un lebrillo) y ponemos dentro la harina (os recomiendo que en un principio, pongamos sólo unos 850 gr. y reservemos el resto para ir rectificando a medida que vayamos amasando, pues es mejor que nos haga falta añadir harina que en el caso contrario, que la masa nos quede demasiado seca, pues es más difícil de rectificar), cascamos los huevos, echamos el azúcar y el aceite de oliva, el sobre de levadura y la ralladura de limón.
  • Por cierto, en esta fase, a algunos les gusta cambiar un poquito la receta de rosquillas de Navidad y aromatizarlas con un chorrito de anís o de agua de azahar. Eso lo dejo a vuestra elección. Eso sí, decidamos lo que decidamos, ahora nos toca echar brazos, porque vamos a trabajar la masa de las rosquillas a mano, hasta que sea contundente, firme y no se nos pegue ni a las manos ni al barreño (añadiendo poco a poco más harina si fuese necesario).
  • Una vez tengamos la masa de las rosquillas de Navidad lista, ponemos una buena sartén con abundante aceite para freír al fuego y, cuando esté bien caliente, iremos echando las rosquillas de Navidad que iremos formando con su característica forma redondita que daremos, bien con las manos, o bien cerrando un churro de harina, es decir, pasando la masa a una manga pastelera o churrera y haciendo que el "churro" de masa resultante, se cierre, dando forma así a un círculo que será nuestra rosquilla.
  • Cuando tengamos las rosquillas de Navidad fritas, las sacamos de la sartén y las vamos bañando en una mezcla de azúcar y canela molida y las dejamos enfriar. ¡Felices Fiestas!
  • Foto orientativa: OakleyOriginals
Nota del autor:

Aquí encontraréis muchas más recetas de Navidad.